Archive for the ‘OPINIÓN’ Category

La irresponsabilidad social del Puerto

13 \13e febrero \13e 2008

DIARIO INFORMACIÓN 13/02/2008 He leído el artículo de Juan Ferrer publicado en INFORMACION de fecha 9-02-08 y, aun desconociendo sus estudios y su profesión, no puedo entender cómo siendo director del Puerto de Alicante se expresa con tan vana argumentación y lo que aún es mucho peor, lo que este individuo oculta en todo su planteamiento.
1. Alicante es desde hace muchas décadas una ciudad eminentemente turística y comercial; pero desde hace unos 10 años, su declive turístico es evidente, al contrario que en el resto de la provincia y de la Comunidad, sin que los mandatarios locales hayan tomado las medidas previsoras y correctoras mínimas que nos permitiera estar a la altura de los cambios del mercado y de las necesidades y servicios a prestar a los miles de visitantes. Tan sólo se ha crecido en la especulación y el pelotazo del ladrillo. Basando una gran parte de nuestro “progreso” en el caminar juntos del poder político local con la fuerza constructora y dejando en segundo plano, incluso olvidando, las necesidades de Alicante que le permitieran consolidar y ampliar su tejido económico del pequeño comercio, garante y principal propiciador de nuevos puestos de trabajo.
2. Dice Juan Ferrer que “en Alicante y su provincia han sonado las alarmas y desde distintas instancias se están planteando reflexiones para abordar con rigor los cambios de orientación necesarios”. Tela, como diría un castizo. Si es ahora que ustedes empiezan a plantearse desde “esas instancias” (supongo que serán desde la Cámara de Comercio y Coepa con Valenzuela y Crespo al frente o de canto, pues los resultados de su gestión denotan la desidia de ambas instituciones en el proyecto económico y social de nuestra ciudad). ¿Se referirá también al Ayuntamiento y a la Diputación? Luis Díaz Alperi, referente del PP para España según Rajoy, está cubierto de gloria por la dejadez y atonía mostrada en la revitalización del pequeño comercio, la limpieza de la ciudad (somos la 3ª ciudad más sucia de España según una encuesta publicada hace unos meses). El abandono y la dejadez dan como resultado la penuria y cierre de tantos pequeños negocios. El señor Ripoll ha declarado todo eufórico en Fitur: “Ahora vamos a trabajar todos los meses (será porque antes no cobraban el salario cada mes y ahora sí) y no sólo en la temporada fuerte para que la desestacionalidad del turismo nos proporcione mayor rentabilidad”. A buenas horas mangas verdes. Esto lo venimos haciendo otros desde hace más de 15 años, lo que a nivel privado nos ha permitido aguantar el tirón y mantener la capacidad de proporcionar empleo y riqueza a la Comunidad. ¿Y usted se lo plantea ahora? Pero hombre, no sea insensato y dedíquese a otra cosa. Creo que la Diputación mueve el suficiente presupuesto para que genere algún fruto más que vanas declaraciones de cara a la galería.
La Explanada, otrora espejo de Alicante y de toda la Costa Blanca, languidece con 7 locales comerciales cerrados y no se debe a la coyuntura económica de estos últimos meses. No señor, tanto en la Explanada como en decenas de calles de Alicante, llevamos años cerrando y cambiando la actividad de muchos comercios y no hay manera de hacerlos rentables, no por el hecho de que no sepamos gestionarlos, sencillamente porque ustedes han hecho todo lo posible para que el turismo se alejara de Alicante y así preparar el camino para el modelo de desarrollismo industrial de décadas pasadas y en contra de todo criterio ambiental, social y de calidad de vida de vida de los alicantinos.
3. Ustedes han hecho fracasar todos los planes de viabilidad turística y comercial del Puerto de Alicante. Me acuerdo de las ruedas de prensa y declaraciones pomposas, creídas, prepotentes y de brindis al sol de Mario Flores: Convertiremos al Puerto de Alicante en lo que se merece. El Puerto de Alicante recibirá tropecientos y pico cruceros cada año y la ciudad se beneficiará del dinero que dejarán los miles y miles de visitantes. Menudo ojo tiene usted, don Mario, si acierta así en toda su gestión, es preferible que cobre su salario y se quede en casa. Actualmente no viene ni tenemos noticias de que venga ni un solo crucero. ¿Es cierto lo que digo o estoy manipulando, como desde el Puerto están cantando cada día?
¿Para cuando la Plataforma Logística y el puerto seco que permitirán instalar decenas de industrias lejos de la ciudad y la creación de miles de puestos de trabajo? Mientras tanto, como no se crea suelo industrial, “to pal Puerto”.
4. Miente usted señor Ferrer y lo hace para engañar. La potencia del Puerto de Alicante como logística comercial en el movimiento de mercancías, contenedores, personas y automóviles, está más que demostrada y estas actividades, que en nada perjudicarían la salud ni la calidad de vida de las personas que vivimos en Alicante, darían la oportunidad para que este crecimiento del Puerto conllevase el equilibrio económico y social real y no el hundimiento del turismo, con su efecto corrosivo en el pequeño comercio (a “esas instancias que reflexionan tanto” poco les importa, están todos cercanos a los grandes inversores ajenos a los intereses de Alicante, a los grandes eventos-la Volvo arreglará todos nuestros problemas y seremos felices-, los grandes centros comerciales y es que ni se preocupan de disimularlo).
Desde la Plataforma en Defensa del Puerto estamos a favor de buscar la máxima rentabilidad de las actividades portuarias; pero no a cualquier precio, dentro de la legalidad y sin poner en peligro nuestra salud. Instalen en el puerto las actividades para las que se amplió. Ustedes han “recalificado” los usos del Puerto a posteriori, en contra de todo criterio que no fuese los acuerdos negociados ocultamente para el beneficio de los de su cuerda y sin importar el enorme perjuicio para Alicante. Se lo demuestro a usted y a quien quiera en el marco que deseen.
El biodiésel, los silos de cemento, la planta de fertilizantes, los depósitos de carburantes, etcétera, no responden a las necesidades para paliar la actual situación económica, esto estaba “parido” por todos ustedes desde hace años, con un plan perfectamente diseñado y con las bendiciones de todos, excepto de los olvidados: los ciudadanos que vivimos en Alicante.
Esto no es demagogia. Ustedes nunca se han preocupado de los aspectos medioambientales ni de los perjuicios para la salud hasta que los vecinos nos hemos unido y presentamos las denuncias en la prensa y a las instituciones “pensantes”, acusando al Puerto de las malas prácticas y lo seguimos manteniendoDesde la Plataforma en Defensa del Puerto, con el apoyo de asociaciones de vecinos, comunidades, plataformas, movimientos, organizaciones sindicales y partidos políticos, luchamos por un puerto saludable y le recordamos al alcalde de “Alicante” que tiene que tomar las decisiones en beneficio de la mayoría de los alicantinos y no sólo de unos inversores foráneos a los que les “trae sin cuidado los efectos colaterales” con tal de hacer rentabilísimo “su negocio”.


Manuel Pomar es presidente de la Plataforma en Defensa del Puerto.

LA LUCHA VECINAL NO CESA

10 \10e febrero \10e 2008

El movimiento vecinal, coordinado por la Plataforma en Defensa del Puerto,  activa de nuevo su maquinaria para salir en manifestación, el próximo 29 de Febrero, en contra de la previsible instalación de megasilos de cemento en la zona de ampliación del puerto de Alicante y a favor de un puerto saludable y respetuoso con la conservación del litoral alicantino y la salud y el bienestar de la ciudadanía.  La Autoridad Portuaria tergiversa maliciosamente la realidad cuando, por boca de su presidente, Sergio Campos, atribuye a la convocatoria intencionalidades políticas vinculadas a la proximidad de las fechas electorales. Las organizaciones vecinales y los ciudadanos que a nivel particular participan en la movilización no persiguen otro interés que el de reivindicar un modelo de puerto que, en beneficio de la población alicantina, contemple de forma integrada y sostenible su relación con la ciudad. Son personas que han de hacer uso de su tiempo libre para embarcarse en una lucha en la que Alicante se juega gran parte de su futuro. Por el contrario el presidente de la Autoridad Portuaria, nombrado a dedo por la Generalitat Valenciana, de la que recibe un sustancioso sueldo, se pliega a las exigencias emanadas del modelo de actuación política del Gobierno autonómico para defender los intereses particulares de las empresas que conciben el puerto como el espacio propicio para maximizar sus beneficios. Hay diferencia. Desde el status que ostenta, el presidente de la Autoridad Portuaria no reconoce ni va a reconocer sus complicidades empresariales en una sociedad dominada por la “democracia de la imagen”. Su política mediática consiste en afirmar que el puerto de Alicante tiene un carácter estrictamente comercial, que las obras de ampliación respetan escrupulosamente el medio ambiente,  que la instalación de los silos de cemento ofrecen la máxima seguridad y es beneficiosa para la ciudad y que el movimiento vecinal está instrumentalizado políticamente. En esta estrategia cuenta con el apoyo explícito del Gobierno municipal, con el alcalde Díaz Alperi a la cabeza, del que, en última instancia, depende la concesión de las licencias para la construcción de los silos.  Por el contrario, el movimiento vecinal no duda de que el proyecto para la instalación de las cementeras corrobora, junto con la carga y descarga de graneles al aire libre, los astilleros y la planta de fertilizantes, la tendencia hacia la conversión del puerto en un polígono industrial susceptible de extenderse como un cáncer junto a una zona urbana, sin que medie una evaluación conjunta y actualizada de impacto ambiental. Desde el punto de vista organizativo, el hecho de que, como corresponde en una sociedad democrática, la representación vecinal traslade la inquietud ciudadana a entidades y partidos políticos con capacidad para actuar a nivel institucional no impide que el movimiento se conduzca desde la más absoluta independencia partidista y el más exquisito respeto a la pluralidad de sensibilidades. Utilizar, como hace el presidente de la Autoridad Portuaria, el recurso a la politización para desacreditarlo supone, por tanto, un total desconocimiento de la cultura democrática.  El comportamiento de la Autoridad Portuaria demuestra una nula receptividad a las demandas vecinales. El verdadero talante de su presidente, Sergio Campos, queda claramente al descubierto cuando se atreve a culpar a los vecinos que han elegido para vivir la zona Sur de Alicante, colindante con el puerto, de no haberse informado sobre la dirección que iba a adoptar la expansión del mismo. Resulta evidente que el presidente de la Autoridad Portuaria pretende responsabilizarlos del oscurantismo que empaña sus propias actuaciones, como lo demuestra el hecho de haber abierto el período de alegaciones contra la instalación de las cementeras en la segunda quincena de Agosto, en pleno período vacacional.  La manifestación del próximo día 29 de Febrero, que partirá a las 20.00 horas desde la antigua estación de Murcia y concluirá en la Plaza del Ayuntamiento, responde a los intereses de la ciudadanía alicantina en su conjunto. Decir “no” al emplazamiento de las cementeras en el Puerto  es decir “sí” a un desarrollo portuario que, asentado en la actividad estrictamente comercial, los servicios y el turismo, permita la mejora de la imagen y el progreso social de la ciudad.Francisco Javier Segura Jiménez Profesor de Historia y miembro fundador de la Asociación de Vecinos Gran Vía Sur-Puerto.

SOMOS ALGO MAS QUE UNA MERA OPINIÓN

12 \12e diciembre \12e 2007

Sr. Campos:  SOMOS ALGO MAS QUE UNA MERA OPINIÓN. 

Nos sentimos maltratados por la Autoridad Portuaria ante la prepotencia y la falta de argumentos en la contestación a las miles de alegaciones contra las cementeras.  

Recientemente se ha publicado la contestación de la APA a las miles de alegaciones presentadas contra los silos de cemento en la ampliación del puerto, y se ha indicado en la misma que “es una mera opinión decir que los silos tienen una excesiva altura”. Desde luego, esta afirmación bien merece una aclaración. 

Debe quedar claro en este sentido que conforme a derecho, son las empresas que han presentado los proyectos que no respetan los límites de altura establecidos las que deben expresamente probar las razones técnicas que hacen necesario el exceso. Como ya se ha dicho en numerosas ocasiones, la altura máxima en la zona en cuestión es de 12 metros. Este límite puede sobrepasarse excepcionalmente si expresamente se justifica tal necesidad por razones técnicas. No son terceras personas las que deben demostrar que la altura es excesiva, y desde luego no puede ser una mera opinión el denunciar, como se ha hecho por miles de vecinos, colectivos, asociaciones y partidos políticos, que un proyecto sobrepasa con mucho el límite de altura, sin que se haya esgrimido ninguna justificación válida.   

De hecho, en los 5 proyectos presentados para instalar 17 silos, la única “justificación” esgrimida para la ALTURA EXCESIVA que pretenden dar a los silos, es una mayor rentabilidad económica: cuanto más alto es el silo más capacidad de almacenamiento y si los silos son verticales, muy altos y de poco diámetro, se ocupa menos terreno y pueden en el futuro ampliarse las instalaciones (¿poniendo aún más silos?) como abiertamente se indica en los proyectos.  

Obviamente este no es un argumento válido ni aceptable, como no lo es para justificar que una empresa constructora se salte el límite de altura al construir un edificio en base a que se obtendrán más beneficios si se hacen más pisos. Esto refleja que la APA prima el interés económico de unos pocos frente al interés general. 

No obstante, y aunque no fuese la obligación de los ciudadanos, asociaciones o partidos políticos, si han expuesto en las numerosas alegaciones presentadas frente a los proyectos de los silos de cemento argumentos lógicos y de peso (no meras opiniones) que demuestran que la altura solicitada es excesiva e innecesaria: hay silos actualmente en funcionamiento en muchas ciudades con alturas muy inferiores, lo que prueba que son factibles y rentables. Incluso si se contrastan unos proyectos con otros, el hecho de que Holcim solicite silos de 26,5 metros, demuestra por si solo que la altura de 55 metros solicitada por Sabanci, por ejemplo, es totalmente arbitraria e innecesaria. (Debe tenerse en cuenta que a estos metros hay que sumar los que se deben dejar bajo el silo para el paso de camiones y para la instalación de mecanismos para pasar el cemento del silo al camión) 

Además, tampoco es cierto, como sostienen las empresas, que los silos verticales ofrezcan ciertas ventajas sobre los horizontales, como evitar la entrada de operarios dentro del silo para sacar el cemento. Es posible instalar silos horizontales de los que pueda extraerse el cemento sin que los operarios tengan que estar en contacto directo con el mismo, pues evidentemente se trata de una sustancia muy perjudicial para la salud.  

En cualquier caso, sorprende la preocupación repentina de la APA por las condiciones de trabajo de los operarios del puerto, teniendo en cuenta la forma tercermundista en que se descargan y manipulan los graneles de clinker (cemento) y coque (carbón) en el puerto. Su descarga con grúas y palas dejando caer el material al aire libre genera enormes nubes de polvo contaminantes entre las que tienen que trabajar los empleados del puerto y que llegan hasta la ciudad. Nada se ha hecho para resolver esto a pesar de las reiteradas quejas y denuncias presentadas por asociaciones y vecinos. Debe ser que no existe una “justificación” de orden económico que motive la instalación de tolvas, naves cerradas de almacenamiento de graneles, etc. que eviten la emisión de partículas en suspensión, a pesar de que en otros puertos si han encontrado motivos suficiente para ello, como el cumplimiento de la normativa de protección de la atmósfera y la protección de la salud.

 Raquel Rodríguez Zaragoza Miembro de la Plataforma en Defensa del Puerto.

El Puerto “pillado” por You-Tube

7 \07e octubre \07e 2007

 Ángeles Zurrita, Miembro de la PDP

(http://www.youtube.com/watch?v=PcQaGQM55yk&v3  

¿Pueden “camuflar” la suciedad? 

¿Cuándo se van a dar cuenta los miembros de la Autoridad Portuaria de que el Puerto no es su propio feudo, y de que no lo pueden convertir en un polígono industrial estando a pocos metros de barrios residenciales de Alicante? Gracias al video colgado en You-Tube por los vecinos de los barrios colindantes, todo el mundo puede ver que su control medioambiental “riguroso” en realidad no existe. 

Resulta paradójico que el Puerto hable de la última tecnología aplicada a los silos herméticos proyectados y a la vez sostenga que el polvo de cemento que contienen no es tóxico ni molesto. Entonces, nos preguntamos ¿por qué gastar el dinero en silos así?  La respuesta: las propias empresas cementeras admiten que el polvo de clínker es peligroso para la salud, especialmente si se producen nubes con partículas en suspensión. Pero los silos proyectados en el Muelle 21 no van a sustituir la descarga al aire libre del mismo polvo de cemente en el Muelle 17 (más cercano a la ciudad). Si este polvo de cemento requiere silos herméticos en un muelle, ¿cómo se puede permitir su descarga al aire libre a pocos metros en otros muelles? 

Como si no fuera suficientemente vergonzoso ser pillado con las manos en la masa, las últimas declaraciones del Puerto son surrealistas. Parece que el presidente de la Autoridad Portuaria, Sergio Campos, no aprecia la importancia del mar Mediterráneo – fuente del turismo de la Costa Blanca, elemento bello e importantísimo en la cultura y la historia de nuestra ciudad.  Declaró hace unos días en una rueda de prensa que el “único inconveniente” de tener una barrera de silos entre la ciudad y el mar de hasta 55 m de altura “es que se ve un edificio alto donde antes había agua”. ¿Agua? Señor Campos, no es “sólo agua”, son las vistas que definen nuestra ciudad, que nos traen turismo, y que determinan la imagen de Alicante en Europa. Tenemos leyes a nivel estatal y Europeo para la protección del paisaje, sobre todo cuando forma parte de la cultura local, tal y como es el mar para Alicante.  

En segundo lugar, hoy en día, a diferencia de los años 70 u 80, no se puede construir cualquier barbaridad de 16 o 20 plantas a unos 10 metros de la costa sólo porque te resulta más rentable. Pero es que además tampoco son los silos “edificios altos” – no es como tener 21 Hoteles Riscal al lado del mar. Los silos para el polvo de cemento son instalaciones industriales, y convertirían nuestro literal en una zona como la del puerto industrial de Cartagena, Escombreras. ¿Qué efecto tendría este impacto visual en nuestro turismo? A la Autoridad Portuaria parece que no le importa. ¿Cómo va a afectar su plan a la Volvo Ocean Race y al proyecto de convertir el Puerto en un centro internacional para cruceros? 

 Soldados de cemento – guerra psicológica 

La “solución” se nos da mediante unas divertidas declaraciones de una empresa turca que ha solicitado silos de más de 55m de altura en la zona. La cementera Sabanci habla de “una técnica de camuflaje” de sus silos gigantes. Como si estuviera hablando de francotiradores en el bosque. Pero no van a colgar redes de camuflaje militar, solamente van a pintar los silos ¿Se van a pintar de color azul como el mar? Pues no, pintarían sus silos de colores «que se integran mejor en el paisaje (…) colores parecidos al ladrillo y la piedra” para su camuflaje con el paisaje marítimo de Alicante. Y nos dicen que no van a destacar.  

También proponen un «engaño a la percepción», a través de «la instalación de alguna estructura o elemento atractivo en las inmediaciones, que dirigiera la vista hacia un fondo o una zona agradable a la vista, y la sustrajera de los laterales próximos si contuvieran degradaciones». Si mi vecino aparca su nuevo Mercedes al lado de mi coche viejo y destartalado, no me hace olvidar que mi coche es feo. Tampoco vamos a olvidar un paisaje industrial si nos construyen una torre bonita con un restaurante giratorio encima o un faro moderno de “diseño”.   

Todos los proyectos tienen este toque surrealista. Reclaman silos “verticales” pero no definen que es “vertical”. Un silo puede ser igual de vertical y hermético con 12m de altura que con 25m o 60m. No mencionan explícitamente cual es el “incentivo” dado por Terminales Marítimas del Sur (TMS) consistente en condiciones contractuales que dan más años de concesión para silos altos que para silos bajos. Hubiera sido más lógico haber ofrecido un incentivo para construir los silos más bajos, para evitar el impacto en la ciudad, pero no, todo lo contrario. 

Ningún proyecto presenta un análisis del efecto acústico del conjunto de los silos, que va a crear una muralla de 21 silos de entre 26m y 60m de altura, que serán como cajas de resonancia entre el mar y los barrios colindantes. El ruido de miles de camiones, de plantas de ensacado con cribas vibrantes, sus ventiladores centrifugos  con motores de 7,5 kW, de muchas soplantes de desplazamiento rotativo de potencia de 15kW cada uno,  sin mencionar el ruido de la Carretera de Elche, que va a amplificarse enormemente al rebotar con la muralla de silos, causando contaminación acústica en la ciudad. Y no hay ni un estudio de este efecto en su conjunto.  

Pero antes de todo esto el problema clave de todo el asunto: el Puerto de Alicante es un puerto comercial. No es ni puede ser un polígono industrial, ni para recibir la industria que están quitando en el Puerto de Valencia ni para competir con el Puerto de Escombreras. El informe de medioambiente para la zona de ampliación del puerto de 2003 fue aprobado para un puerto comercial, no industrial. En un cambio de estrategia en el 2006, la Autoridad Portuaria votó para cambiar el uso de suelo a uso industrial, pero su proyecto para convertir la zona en una zona industrial no tiene los permisos necesarios, y sería imprescindible evaluar el impacto medioambiental de todos estos proyectos en su conjunto. Por ejemplo, el polvo de clínker (i) es altamente alcalino y debe evitar cualquier contacto con ácidos, y (ii) tampoco debe mojarse. Pero (i) quieren poner una planta química de biodiesel con toneladas de ácidos tóxicos al lado de las montañas de clínker al aire libre, y (ii) quieren prevenir polvo de clínker con riego de agua. Los ciudadanos de Alicante merecemos un puerto mejor y una Autoridad Portuaria mejor. No vamos a aceptar un paso atrás hacia la época de la industrialización descontrolada a costa de dañar la imagen de Alicante como ciudad turística y de empeorar la calidad de vida de sus ciudadanos.  

Ángeles Zurita Fernández

Temas de Interés

7 \07e octubre \07e 2007

Vecinos de Benalúa recogen en su magnífica web nuestras reivindicaciones, que son las suyas. Seguimos aglutinando apoyos. 

http://barriodebenalua.blogspot.com/2007/09/el-barrio-de-benala-afectado-por-el.html   

El PP propone “la construcción de otro circuito cerrado de descarga y almacenamiento para el carbón y otros materiales «contaminantes y más peligrosos, como el clinker»” 

http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2006/11/22/5308848.shtml  

Si no estáis de acuerdo con la instalación de los silos entra en esta página y vota NO Gracias


http://www.diarioinformacion.com/servicios/encuestas/encuestas.jsp?pRef=2185_0_0

CLINKER EN OTROS PUERTOS.

7 \07e octubre \07e 2007

Descarga de Graneles en el Puerto de Alicante. 

En otros puertos españoles cerca del nucleo urbano evitan la descarga de clinker en aire libre.

En muchos Puertos de España dónde descargan clinker y carbón cerca del núcleo urbano, usan metidas ecológicas para prevenir cualquier emisión de polvo de suspensión (nubes) de dichas sustancias. Es increíble que el Puerto de Alicante mantiene que la descarga al aire libre, produciendo nubes enormes y polvo en los barrios colindantes no es tóxico o molesto, y que no hay ningún riesgo, ni cumple con las medidas de los otros Puertos. ABAJO- DETALLES DE UNOS EJEMPLOS DE QUEJAS DE VECINOS Y MEDIDAS TOMADAS POR PUERTOS DE ESPAÑA PARA EVITAR DESCARGA DE CLINKER Y CARBÓN EN AIRE LIBRE – el polvo es potencialmente peligroso y molesto:

 SantanderA CoruñaMálagaBilbaoFerrolHuelvaOs CastrosCariño 

 Puerto de Santander

La terminal de graneles sólidos del Puerto de Santander estará operativa a principios de 2007(Julio 2007) Eliminará la contaminación ambiental que causa el polvo de carbón. “A principios del año que viene, no habrá ninguna mota de polvo que por el tráfico de carbón y clinker llegue a la ciudad”, agregó el presidente de la Autoridad Portuaria, Javier del Olmo.

http://www.eldiariomontanes.es/20060717/cantabria/terminal-graneles-solidos-puerto_200607171628.html 

El objetivo de la Autoridad Portuaria con la construcción de esta Terminal es la eliminación de la contaminación ambiental por la emisión de polvo de los minerales sólidos pulverulentos, realizando las operaciones de carga y descarga del carbón y clinker en el Puerto de Santander  sin producir emisión de polvo alguna  y anulando por tanto, las molestias ocasionadas a los vecinos por las partículas al ser trasladadas por el viento.

http://www.puertosantander.es/noticias/noticiario/usuario/not/noticia.asp?id=177 

(Febrero 2006)Asociaciones vecinales se quejan de la contaminación en Santander http://www.eldiariomontanes.es/pg060227/prensa/noticias/Cantabria/200602/27/DMO-CAN-004.html 

Puerto de A Coruña

El Parlamento insta al Puerto a agilizar el circuito cerrado de carbón http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2006/11/22/5308846.shtml

En A Coruña se ha prohibido la desestiba en el Centenario

http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2006/12/08/5355169.shtml  

Puerto de Málaga  (Agosto 2007)

El Puerto reduce el mal olor y el polvo del tráfico de mercancías Se van a instalar tolvas ecológicas con un sistema de filtrado. http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pNumEjemplar=2993&pIdSeccion=2&pIdNoticia=130621 

Agosto 2006: Vecinos denuncian el polvo que levanta la descarga de cemento en el puerto. Los residentes en el Muelle Heredia critican la continua suciedad en sus viviendas y temen que pueda ser perjudicial para la salud El presidente de la Autoridad Portuaria asegura que la actividad está regulada por medidores que controlan la contaminación atmosférica en la zona .

http://www.diariosur.es/prensa/20060809/malaga/vecinos-denuncian-polvo-levanta_20060809.html 

Puerto de Bilbao

Las instalaciones disponen de equipos para descarga de barcos en el muelle del Puerto de Bilbao conocido como “Punta Sollana” con dos tolvas ecológicas.

 http://www.fundacioncema.org/index.php?option=com_content&task=view&id=95&Itemid=118

Puerto de Ferrol

ha establecido medidas extraordinarias anticontaminación para evitar el aventamiento del polvo que desprende el clínker que se desembarca en el puerto

http://www.jazztelia.com/ferrol-vello/post/2006/12/12/riegan-con-canones-agua-clinker-estibado-el-muelle-para

Puerto de Huelva

El Puerto cuenta ya con una tolva ecológica para la descarga del clinker. Se trata de una tolva autopropulsada, mediante carretones de ruedas macizas de goma, de 16 metros de altura, con un tolvín superior para la descarga de clinker de una capacidad aproximada de unos 85 m3 y un rendimiento de unas 1000 Tn/h. Esta tolva, denominada ecológica, tiene un sistema denominado flex-flap, que abre y cierra mecánicamente mediante trampillas estancas con cierre automático por gravedad.(…) “La mejora ambiental de la actividad de las cementeras es una preocupación constante de las administraciones portuarias. En el pasado año los seis puertos de interés general de Andalucía, entre ellos el de Huelva, firmaron un Acuerdo de Colaboración con las Consejerías de Medio Ambiente y la de Empleo y Desarrollo Tecnológico y la Agrupación de Fabricantes de Cemento de Andalucía (AFCA) para la mejora ambiental de la actividad de las cementeras en los puertos andaluces”

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=233993&page=3

Puerto de Os Castros

Los afectados están dispuestos a frenar las descargas de clinker. El Puerto asegura que no es un tráfico habitual «ni lo va a ser» Un buque chino que tenía previsto hacer un trasvase en la ciudad evita la escala

 http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2006/11/21/5305244.shtml 

Puerto de Cariño

Vecinos de Cariño dicen que el clínker del puerto exterior llega a sus casas http://www.lavozdegalicia.com/ferrol/2007/09/11/0003_6130504.htm

http://www.jazztelia.com/ferrol-vello/post/2006/12/12/riegan-con-canones-agua-clinker-estibado-el-muelle-para

PROPUESTAS DE LA PIC

7 \07e octubre \07e 2007

pic.jpg 

PROPUESTAS DE LA PIC PARA UN NUEVO DIÁLOGO ENTRE EL PUERTO Y LA CIUDAD Bases para un pacto ciudadano por el litoral: la ciudad y el puerto

Las relaciones entre la ciudad de Alicante y su puerto siempre han sido agitadas, como por otra parte sucede en casi todas las ciudades portuarias. Históricamente el puerto ha hecho a la ciudad y esta, a su vez, ha impulsado a su puerto. Pero esta relación no siempre ha sido pacífica, pues, no han sido pocas las colisiones, unas veces motivadas por el choque de intereses entre ambos, y otras, por las contradicciones emanadas de unos órganos de gobierno que son diferentes en su constitución, competencias y objetivos. Hoy, el puerto de Alicante es sujeto también de importantes conflictos entre sus órganos de gobierno y diversos colectivos ciudadanos, lo que exige un pacto de amplio calado para la resolución de los mismos que tenga como resultado un desarrollo portuario equilibrado y socialmente apoyado.

 Es verdad que el puerto no es sólo de la ciudad de Alicante. Es una infraestructura económicamente muy importante para la ciudad de Alicante, pero también para la provincia, para la Comunidad Valenciana y para un amplio “hinterland” que se extiende a una parte de España y de la cuenca mediterránea. El volumen de su movimiento comercial, en el que las importaciones y exportaciones de su zona de influencia juegan un papel básico; la actividad de los tráficos humanos vinculados al turismo y a las conexiones con el norte de África; la actividad industrial que se desarrolla en la zona portuaria; y las instalaciones colaterales de servicios, principalmente ligados al turismo y al ocio, le dan al puerto una relevancia económica de primera magnitud. Su participación en el PIB de la ciudad y de la provincia es muy significativa y su aportación al empleo en puestos de trabajo directos e indirectos, alcanza a varios miles de trabajadores.

 Sin embargo, el puerto de Alicante ha tenido desde sus orígenes, y sigue teniendo hoy, un fortísimo componente urbano. Es una pieza indispensable de la trama urbana, de su historia, de sus señas de identidad y de sus simbologías, lo que explica las frecuentes colisiones entre el desarrollo estrictamente portuario y el desarrollo urbano que definen unas habituales relaciones de amor-odio entre la ciudad y su puerto. Esta conflictiva relación se ha agravado en las tres últimas décadas. El fuerte crecimiento urbano de la ciudad y su cambio funcional, han coincidido con una fuerte expansión de la actividad y de las instalaciones portuarias y con importantes cambios en su estructura funcional.

 

Ambos crecimientos, el urbano y el portuario, han incrementado el choque de intereses entre ambas estructuras, lo que se ha traducido en un aumento de la conflictividad ciudadano-portuaria. La ciudad no puede, ni debe, prescindir de su puerto, no puede, ni debe, reducirlo a un puerto deportivo y turístico, no puede, ni debe, convertirlo en un parque temático de arqueología industrial o naútica. Debe mantenerlo como un puerto complejo y multifuncional que da servicio a una región económica y a una ciudad que son también multifuncionales.

 

Ahora bien, tampoco el puerto puede, ni debe, desarrollarse olvidando el carácter básicamente urbano que tiene, no puede, ni debe, prescindir de los intereses y deseos de los ciudadanos que viven en su entorno inmediato, no pude, ni debe, convertirse en un cuerpo totalmente ajeno e, incluso, hostil, a la ciudad en la que se ubica, no puede, ni debe, crecer con criterios desarrollistas, claramente insostenibles desde el punto de vista medioambiental o social. Debe aceptar un crecimiento territorial y funcionalmente limitado y social y políticamente controlado por la ciudad y sus ciudadanos.

 

Por tanto, el conflicto entre el puerto y la ciudad de Alicante debe ser sujeto de un pacto social y político que haga compatibles el desarrollo de las actividades portuarias y un desarrollo urbanístico, económico, ecológico y saludable de calidad.

 

Para contribuir a este pacto,  proponemos:

 1) El puerto debe mantener la diversidad funcional que le caracteriza: comercial, industrial o turística, con tráficos de mercancías y personas y atendiendo las necesidades de la región económica a la que sirve y buscando nuevas inversiones y abriéndose a nuevas actividades. Sin embargo, esos usos deben ser limitados y regulados en función de la conveniencia urbana y social.– El puerto de Alicante no puede tapar las carencias de suelo industrial en su entorno más inmediato. No puede convertirse en un nuevo polígono industrial, sustituyendo a los que deberían proyectarse en otros lugares del municipio o de la comarca.– Tampoco convertirse en objetivo para la deslocalización de actividades portuarias e industriales no deseadas por el puerto de Valencia, una vez que éste se ha decidido por la sustitución de algunos de sus usos de menor valor añadido o mayor coste medioambiental, debido a las necesidades del compromiso de la ciudad de Valencia con las regatas de la Copa América o con las carreras automovilísticas de Fórmula Uno.

– Por ello, nos oponemos a la instalación de la planta de biodiesel o a la de gigantescos silos de cemento, cuyo impacto urbanístico, visual o de salud pública, generan unas externalidades negativas extraordinariamente altas. 

 

2) Apoyamos la ubicación de la Casa Mediterráneo en la antigua estación de Murcia, lo que requiere la adecuación del edificio y su entorno a un uso que debe ser compatible con unas racionales actividades portuarias, espacialmente muy próximas. La puesta en marcha y desarrollo de este proyecto exige la colaboración de todas las administraciones implicadas que, casualmente, también lo están en los órganos de gestión del puerto. Sería deseable que el Gobierno contara con el apoyo de la Generalitat Valenciana y del Ayuntamiento, y que, para ello, concretara el proyecto, plazos de ejecución, etc.

 

3) Consideramos necesario profundizar en un debate más amplio sobre opciones de futuro para la articulación del Puerto con el centro urbano, para una revitalización de sus funciones simbólicas y una diversificación de su uso. En concreto habría que estudiar alternativas para la recuperación para un uso público de la lámina de agua, que no quede limitado a las embarcaciones de esparcimiento.

 

4) Creemos que cualquier actuación del Puerto debe tener siempre en cuenta su repercusión en el conjunto de la franja litoral, en la flora y fauna marina e integrarse armónicamente con el paisaje, usos complementarios, etc.

 

5) La peculiar composición de los órganos de gobierno de puerto, con participación, entre otros, del Gobierno central, de la Generalitat Valenciana y del Ayuntamiento de la ciudad, crea una extraordinaria confusión en la delimitación de las responsabilidades sobre las decisiones que se toman en el puerto. Frecuentemente no se sabe bien cuál es el papel del Ministerio de Fomento, de la Generalitat y del Ayuntamiento de Alicante en cada decisión, ni a quién corresponde el último nivel de esa decisión. Convendría aclarar este asunto para trasladar las propuestas a quien corresponda y pedir explicaciones y responsabilidades también a quien corresponda.

 

6) Instamos a todos los protagonistas sociales implicados a dar los pasos necesarios para alcanzar los acuerdos básicos indispensables para un armónico desarrollo del puerto y de la ciudad.

 Septiembre, 2007.

La Autoridad Portuaria también es administración pública

27 \27e septiembre \27e 2007

 De sorprendente e incomprensible cabe calificar, siendo muy generosos, la actuación y comportamiento de la Autoridad Portuaria, con su presidente a la cabeza, apareciendo en rueda de prensa (21-9-07), para tratar de desvirtuar y en el fondo descalificar, las alegaciones que un grupo importante de ciudadanos interesados y afectados han presentado contra el proyecto de instalación de silos de cemento en el puerto de Alicante (15 silos que pueden alcanzar alturas hasta de 50 metros). La situación es la siguiente: la Autoridad Portuaria tiene concedida a una determinada empresa la explotación de las instalaciones que genere la ampliación del Puerto. Como quiera que en esa concesión inicial no estaría recogida la facultad de instalar un complejo industrial para almacenamiento y posterior distribución de cemento, la empresa concesionaria necesita, si quiere proceder a esta instalación, que se le modifique la concesión primera (en la que únicamente se contemplan actividades relacionadas con el tráfico), y a esos efectos solicita a la Autoridad Portuaria que se le conceda tal modificación. Instada dicha solicitud, se abre un plazo de alegaciones, y posteriormente se dicta la correspondiente resolución.


Parece claro, por tanto, que, al menos hasta que la Autoridad competente, en ese caso la Autoridad Portuaria, no dicte resolución, no debería saberse cuál es la posición de esta autoridad en relación con el procedimiento en estudio. Pues bien, contra toda lógica, en pleno trámite de alegaciones el presidente de la Autoridad Portuaria, es decir, el presidente de la autoridad competente para resolver, en lugar de mantener la posición neutral que su cargo y competencia le imponen, convoca una rueda de prensa, para por un lado tratar de desvirtuar el contenido de las alegaciones, y de deslegitimar a quienes las formulan, y por otro lado para defender de forma casi virulenta la instalación del complejo industrial, olvidándose de que los proyectos no son del puerto, sino de particulares que pretenden explotarlo, y, lo que es todavía más improcedente, olvidando que su posición de obligada neutralidad le impide obviamente prejuzgar o anticipar el sentido del fallo o de la resolución final.


Se olvida, al parecer, el presidente de la Autoridad Portuaria, de que representa a la Administración y que la Administración debe actuar a través de un procedimiento. En este sentido conviene resaltar que no existe procedimiento administrativo general o particular (salvo que normas reservadas e internas del Puerto lo contemplen) que incluya entre sus trámites la rueda de prensa para contestar, a la vez que descalificar, a quien reclama o alega. Ante el aluvión de alegaciones (aunque sólo fueran las 1.204 que se reconocen, que son muchas más, no parece fuera de lugar calificarlas de aluvión) el procedimiento obliga al órgano administrativo, en primer lugar, a estudiarlas, y en segundo lugar bien a incorporarlas y a asumirlas, modificando, en consecuencia, su proyecto o propósito inicial, o bien a rechazarlas de forma fundada, argumentando por escrito en cualquier caso su posición, y todo ello con el mayor de los respetos para quien ha formulado la reclamación o la alegación. La rueda de prensa, por tanto, del presidente de un órgano administrativo como modo de contestación a demandas de ciudadanos no sólo pone en duda la imparcialidad obligada de dicho órgano, sino que difícilmente tiene cabida en un Estado de Derecho. No debe olvidar la Autoridad Portuaria aquellos principios que recoge la Constitución Española en sus arts. 103 y 105, y que imponen u obligan a la administración pública a que sirva con objetividad los intereses generales y actúe con sometimiento pleno a la ley y al derecho, y conforme al procedimiento a través del cual deben producirse los actos administrativos.


Dicho lo anterior, resulta necesario, aunque sólo sea por sacar del correspondiente error a la Autoridad Portuaria, precisar los siguientes puntos:
1 – Parece que el presidente de la Autoridad Portuaria entiende o considera que «vivir junto a un Puerto implica asumir una serie de condicionantes». Si es cierto que este es su pensamiento habrá que concluir que, en efecto, como se apuntaba más arriba, la Administración en este caso olvida que lo es, es decir, que sirve a los intereses generales y que está sometida a la ley y al derecho.


Porque habrá que decirle al presidente de la Autoridad Portuaria que, al contrario de lo que él piensa, si es que piensa como se expresa, no son los ciudadanos los que tienen que resignarse a sufrir las consecuencias de vivir cerca de un puerto, sino que es el Puerto el que está condicionado en su funcionamiento y desarrollo a la existencia de personas en su entorno. No son las personas las que deben someterse al Puerto, sino que es el Puerto el que debe someterse a las personas. Si esto no se entiende así desde la Autoridad Portuaria está claro que las personas estamos en verdadero peligro. Por llevar el principio al caso concreto debe saber la Autoridad Portuaria que si quiere convertir la ampliación del Puerto en un polígono industrial, no puede pretender que los ciudadanos del entorno lo aceptemos como un «condicionante» del lugar en el que vivimos. En absoluto. Lo que la Autoridad Portuaria debe saber es que, además de que convertir el Puerto en un polígono industrial, significa desnaturalizarlo, y, por tanto, vulnerar la ley que impone unos usos específicos a estos espacios. La creación de un polígono industrial está sometida a unas normas muy estrictas cuando en el entorno se encuentran zonas residenciales. No es, por tanto, que los residentes de la zona hayan de someterse a los inconvenientes del polígono industrial, sino que la creación del polígono industrial deberá estar sometida a la existencia de zonas residenciales y a las normas que protegen a las personas que las habitan, entre otras, por ejemplo, a la norma de los 2.000 mts. de distancia.


2 – La alegaciones presentadas por los ciudadanos oponiéndose a que se modifique la concesión inicial para permitir la instalación de los megasilos, además de significar y representar el ejercicio legítimo del derecho de todo ciudadano para reclamar y alegar ante la Administración, están planteadas con un grado de prudencia y de lógica exquisitos. Modificar la concesión inicial, que se entiende que fue pública, ampliando ahora su contenido, puede ser interpretado perfectamente como una nueva concesión, ahora sin el requisito de la concurrencia pública, y ello, obviamente, es más que discutible. El agravamiento de la contaminación del aire en el entorno del Puerto, así como la contaminación acústica y el impacto paisajístico creando una barrera entre el Puerto y la ciudad, originados como consecuencia de la instalación de los megasilos, no parece discutible que tiene riesgos potenciales ciertos y que por tanto exigirían una evaluación de impacto ambiental previa, así como una evaluación sobre los potenciales peligros para la salud de las personas. Finalmente la exigencia de que se tenga en cuenta la distancia de los 2.000 mts. no debería parecer tampoco desproporcionada cuando estamos hablando de una actividad que sin dificultad cabrá incluir en uno o en varios de los capítulos que condicionan las distancias (actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas). Pues bien, estas cuestiones son básicamente las que se plantean en las alegaciones. Cualquier persona con un mínimo de objetividad tendrá que admitir y reconocer en ellas no sólo el ejercicio de un derecho legítimo, sino también el contenido de unas reivindicaciones prudentes y fundadas.


3 – La afirmación de que el carbón y el clinker no son mercancías peligrosas, además de ser gratuita, por cuanto que no se aporta ningún dato técnico que la avale, resulta obviamente más que discutible, y no es en absoluto difícil encontrar normativa y estudios que la desmienten. Pero la discusión en estos términos resultaría perfectamente estéril. Lo que los ciudadanos tienen derecho a esperar de la Administración (como venimos afirmando, la Autoridad Portuaria es Administración, aunque al parecer no lo tiene en cuenta en muchos casos) es que ésta exija a quien corresponda que se realicen los estudios adecuados, a fin de evaluar los impactos que para el medio ambiente y para la salud de las personas tienen las actividades que se llevan a cabo en el Puerto, y conforme a los resultados de estos estudios imponga y obligue a adoptar las medidas que procedan. Y por ejemplo cabría esperar de la Administración, en lugar de afirmaciones gratuitas sobre la inocuidad del cemento, que convenciera a los ciudadanos de forma objetiva y con datos indiscutibles de que se van a eliminar los procedimientos actuales de descarga de graneles, y las nubes de polución y de contaminación ambiental, que actualmente se producen. Por cierto, si en la mente de los responsables del Puerto existe alguna duda sobre la contaminación ambiental y el riesgo para la salud que se originan en los procedimientos de carga y descarga de graneles en el Puerto, solamente invitarles, no ya a que fijen su residencia, siquiera temporalmente, en la zona, solamente a que cambien sus despachos al entorno de los muelles afectados por estos trabajos.
4 – Finalmente parece obligado hacer mención a la acusación que, con carácter más habitual de lo que sería prudente, se vierte sobre las personas o instituciones que intentan ejercitar derechos y plantear reivindicaciones. Se está convirtiendo en norma de carácter general contraatacar desde la entidad frente a la que se reclama atribuyendo a los reclamantes un ánimo premeditado de bloquear el progreso, de destruir el empleo y de perjudicar a las empresas.

Desde la Autoridad Portuaria deberán mirar para otro lado si tienen la tentación de atribuir un ánimo o voluntad de perjudicar a las empresas que dependen del Puerto, o a los trabajadores que viven del mismo, a quienes defendemos un puerto que sea puerto y no un polígono industrial y en el que se respete al medio ambiente, a la ciudad y a las personas que vivimos en ella.

 

Bernardo Paredes Gómez es miembro de la Plataforma en Defensa del Puerto

Megasilos de Cemento.

31 \31e agosto \31e 2007

Barato para las empresas, carísimo para la ciudad. 

En los últimos días, hemos tenido ocasión de leer viejas y nuevas barbaridades para nuestro Puerto de Alicante. Me refiero a la instalación de la planta de biodiésel y los megasilos de cemento de 40 metros de altura, en algunos casos, cuando el criterio general plantea una altura máxima de 12 metros. Quisiera referirme a esto último y plantear una reflexión de tipo general sobre las relaciones puerto y ciudad. 

En primer lugar, conviene centrar claramente el impacto de estas medidas y señalar que se equivocan quienes tratan de reducirlo a unos barrios, por cierto muy importantes, de la ciudad: Benalúa, Babel, Gran Vía Sur, San Gabriel Es un problema sobre el modelo de ciudad que deseamos los alicantinos. En este sentido, debemos preguntarnos: 

 – ¿Qué modelo de ciudad y su relación con el Puerto queremos para nosotros y las siguientes generaciones? – ¿Es aceptable que la ciudad se tenga que integrar en el modelo del Puerto y no el Puerto en el modelo de ciudad? 

– ¿Debemos estar los alicantinos callados ante los sucesivos atentados de unos intereses estrictamente privados frente a la razón, a la lógica de las cosas y al interés general?

 – ¿Queremos un puerto respetuoso con su entorno, como las nuevas ampliaciones del Puerto de Valencia, o un puerto cutre, sucio, contaminante, con actividades molestas, insalubres, nocivas, tóxicas y peligrosas que está destrozando uno de los entornos más bellos de la ciudad: el litoral sur, la bahía de Alicante (en donde se encuentran las mayores praderas de posidonia y humedales)? 

– ¿Qué imagen vamos a dar a nuestros visitantes que accedan a la ciudad por su fachada sur? 

– ¿Cómo recuperaremos la fachada sur y su acceso a la futura Casa del Mediterráneo? 

– ¿Contribuirán a ello los megatanques de biodiésel, los megasilos de cemento, los barracones llamados astilleros, los olores del barranco de las ovejas, la asediada playa de San Gabriel ? 

– ¿Qué piensa hacer el equipo municipal de gobierno del Partido Popular? 

Estas preguntas nos deberían hacer reflexionar sobre el papel del Puerto de Alicante y el Ayuntamiento de la ciudad. En este sentido, parece oportuno matizar algunas cuestiones: 

La zona portuaria terrestre está dentro del municipio de Alicante. El Ayuntamiento mantiene un papel fundamental ya que el plan de ordenación portuaria forma parte del Plan General Urbano de Alicante. 

El Puerto de Alicante linda con la ciudad y la nueva ampliación es próxima a núcleos urbanos habitados por miles de ciudadanos. En consecuencia, la planificación debe ser respetuosa con esta variable poblacional y sería imprescindible la participación ciudadana y de otros colectivos de interés o afectados. 

La construcción de los nuevos muelles en el sector de poniente (Benalúa, Babel, Gran Vía Sur, San Gabriel ) se ha realizado modificando, el Partido Popular, el proyecto inicial de PSOE. El planteamiento inicial era, para evitar molestias a la ciudad, construirlo a mar abierto buscando mayores caladeros y así ubicar allí las actividades más molestas. La opción aprobada por el Partido Popular fue la construcción de los citados muelles en dirección paralela la los núcleos de población reseñados anteriormente. ¿Qué razones han podido existir para que el Partido Popular modificara el trazado inicial, más lógico para la ciudad, por otro junto a la orilla del mar? ¿Quizás, porque era más barato para la iniciativa privada a la que posteriormente encargo el proyecto? ¿Qué primó más, el interés general o el particular de los empresarios? ¿Barato para los empresarios y el Puerto, carísimo para la ciudad! 

Nuestras propuestas: 

Integración del Puerto y Ciudad prevaleciendo el interés general. 

Participación ciudadana en las decisiones del Puerto, especialmente las referidas a las relaciones con el entorno. 

Crecimiento sostenible del Puerto sin causar perjuicios paisajísticos y medioambientales a la ciudad y sus vecinos. 

Transparencia informativa en las decisiones del Puerto.  

Modificación del actual Plan Especial del Puerto y ajustado a un nuevo Plan General de Ordenación Urbana comprometido con el interés general y respetuoso con los espacios naturales y el medio ambiente. 

Potenciar el Puerto, especialmente como sede de cruceros turísticos, fomentando el conocimiento de nuestra ciudad y la riqueza cultural y paisajística de nuestra provincia. 

Finalmente y volviendo a esas barbaridades iniciales: planta de biodiésel, megasilos de cemento la Plataforma en Defensa del Puerto rechaza contundentemente esos proyectos, los recurrirá jurídicamente e invita a la reflexión y a la acción de los alicantinos. Agradecemos las múltiples manifestaciones de apoyo de los ciudadanos así como las alegaciones que presentarán a los citados proyectos por el PSOE, IU, la Asociación Gran Vía Sur, entre otros. Por cierto, ¿qué piensa hacer el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante? 

Eliseo Fernández Daza

Vicepresidente de la Plataforma en Defensa del Puerto de Alicante.

En tus manos está.

21 \21e mayo \21e 2007

Elecciones municipales 27-2007