SOMOS ALGO MAS QUE UNA MERA OPINIÓN

Sr. Campos:  SOMOS ALGO MAS QUE UNA MERA OPINIÓN. 

Nos sentimos maltratados por la Autoridad Portuaria ante la prepotencia y la falta de argumentos en la contestación a las miles de alegaciones contra las cementeras.  

Recientemente se ha publicado la contestación de la APA a las miles de alegaciones presentadas contra los silos de cemento en la ampliación del puerto, y se ha indicado en la misma que “es una mera opinión decir que los silos tienen una excesiva altura”. Desde luego, esta afirmación bien merece una aclaración. 

Debe quedar claro en este sentido que conforme a derecho, son las empresas que han presentado los proyectos que no respetan los límites de altura establecidos las que deben expresamente probar las razones técnicas que hacen necesario el exceso. Como ya se ha dicho en numerosas ocasiones, la altura máxima en la zona en cuestión es de 12 metros. Este límite puede sobrepasarse excepcionalmente si expresamente se justifica tal necesidad por razones técnicas. No son terceras personas las que deben demostrar que la altura es excesiva, y desde luego no puede ser una mera opinión el denunciar, como se ha hecho por miles de vecinos, colectivos, asociaciones y partidos políticos, que un proyecto sobrepasa con mucho el límite de altura, sin que se haya esgrimido ninguna justificación válida.   

De hecho, en los 5 proyectos presentados para instalar 17 silos, la única “justificación” esgrimida para la ALTURA EXCESIVA que pretenden dar a los silos, es una mayor rentabilidad económica: cuanto más alto es el silo más capacidad de almacenamiento y si los silos son verticales, muy altos y de poco diámetro, se ocupa menos terreno y pueden en el futuro ampliarse las instalaciones (¿poniendo aún más silos?) como abiertamente se indica en los proyectos.  

Obviamente este no es un argumento válido ni aceptable, como no lo es para justificar que una empresa constructora se salte el límite de altura al construir un edificio en base a que se obtendrán más beneficios si se hacen más pisos. Esto refleja que la APA prima el interés económico de unos pocos frente al interés general. 

No obstante, y aunque no fuese la obligación de los ciudadanos, asociaciones o partidos políticos, si han expuesto en las numerosas alegaciones presentadas frente a los proyectos de los silos de cemento argumentos lógicos y de peso (no meras opiniones) que demuestran que la altura solicitada es excesiva e innecesaria: hay silos actualmente en funcionamiento en muchas ciudades con alturas muy inferiores, lo que prueba que son factibles y rentables. Incluso si se contrastan unos proyectos con otros, el hecho de que Holcim solicite silos de 26,5 metros, demuestra por si solo que la altura de 55 metros solicitada por Sabanci, por ejemplo, es totalmente arbitraria e innecesaria. (Debe tenerse en cuenta que a estos metros hay que sumar los que se deben dejar bajo el silo para el paso de camiones y para la instalación de mecanismos para pasar el cemento del silo al camión) 

Además, tampoco es cierto, como sostienen las empresas, que los silos verticales ofrezcan ciertas ventajas sobre los horizontales, como evitar la entrada de operarios dentro del silo para sacar el cemento. Es posible instalar silos horizontales de los que pueda extraerse el cemento sin que los operarios tengan que estar en contacto directo con el mismo, pues evidentemente se trata de una sustancia muy perjudicial para la salud.  

En cualquier caso, sorprende la preocupación repentina de la APA por las condiciones de trabajo de los operarios del puerto, teniendo en cuenta la forma tercermundista en que se descargan y manipulan los graneles de clinker (cemento) y coque (carbón) en el puerto. Su descarga con grúas y palas dejando caer el material al aire libre genera enormes nubes de polvo contaminantes entre las que tienen que trabajar los empleados del puerto y que llegan hasta la ciudad. Nada se ha hecho para resolver esto a pesar de las reiteradas quejas y denuncias presentadas por asociaciones y vecinos. Debe ser que no existe una “justificación” de orden económico que motive la instalación de tolvas, naves cerradas de almacenamiento de graneles, etc. que eviten la emisión de partículas en suspensión, a pesar de que en otros puertos si han encontrado motivos suficiente para ello, como el cumplimiento de la normativa de protección de la atmósfera y la protección de la salud.

 Raquel Rodríguez Zaragoza Miembro de la Plataforma en Defensa del Puerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: