REUNIÓN ENTRE AMENAZAS

La reunión entre vecinos y puerto por los silos acaba sin acuerdo y entre amenazas judiciales. Los detractores de la ampliación portuaria reclaman el cambio de uso de suelo portuario.

Tensa, fría y sin acercamiento. Así fue la reunión que ayer celebraron los representantes vecinales de la asociación Gran Vía Sur-Puerto y la Autoridad Portuaria, con su presidente, Sergio Campos, al frente. Poco más de hora y media en la que unos y otros fueron incapaces de acercar posturas, según reconoce el presidente de los vecinos, Manuel Alcón.

Los silos que las cinco cementeras pretenden levantar en la zona de expansión del puerto son ya una barrera real entre los responsables del puerto y los residentes de las viviendas más cercanas que quieren además impedir que se conviertan, en un futuro, en una barrera física.

Alcón explicaba a la salida de la reunión que ambas partes están enquistadas en sus posturas. “Ellos defienden los silos y dicen que va a ser lo mejor para el puerto y para la ciudad, y nosotros –dice– nos oponemos a la instalación de unos silos que pueden ser perjudiciales para la salud”. Y ambos están dispuestos a llegar “hasta el final” para defender sus posturas. Y eses final parece ser los juzgados.

El presidente de los vecinos, que acudió a la reunión con otros cinco miembros de la asociación, reconoció que los tribunales parecen ser el último y más probable final del conflicto, aunque tampoco descarta la movilización social.

Alcón adelantó que Campos puso en duda la instalación final de Biodiésel en el puerto y aventuró que “en un plazo de 4 ó 5 meses –según explica Alcón– el problema de las montañas de clínker u las nubes que pueden verse en el vídeo de Youtube, estarán solucionadas”. Pero los vecinos aseguran que no “creen nada”.

La toxicidad de los materiales que almacenarán y manipularán las cinco empresas y los riesgos para la salud han sido los principales argumentos de los representantes vecinales contra los 20 silos. Pero no han calado entre la Autoridad Portuaria que sigue mantiene “a capa y espada” los beneficios de las empresas para el puerto y para toda la ciudad.

Los representantes de la asociación vecinal reconocieron haberse molestado cuando los responsables del puerto les insinuaron –según reconocen– que “la culpa de todo era de ellos por comprar una vivienda allí, cuando sabían desde 1992 que el puerto iba a crecer por ahí”. Alcón matizó que es el puerto “quien debe integrarse en la ciudad y no la ciudad en el puerto”.

A pesar de las diferencia de opiniones y de no haber acercado ni un milímetro las posturas, Alcón y los representantes de Gran Vía Sur- Puerto reconocieron también que consideran como último responsable no al puerto, sino al Ayuntamiento de Alicante “por conceder licencia para construir pisos cuando ya sabían qué iba a ir en frente”.

LAS pROVINCIAS 4 de Octubre de 2007

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: