Archive for 27 septiembre 2007

Ecologistas contra los silos

27 \27e septiembre \27e 2007

Quiero manifestarle la incorrección del titular de la noticia publicada en la página 11 de la edición de Alicante del diario del viernes 21 de septiembre de 2007:

«Estibadores y ecologistas apoyan la actividad industrial del Puerto en poniente», que a tanta gente ha extrañado. Titular que no se correspondía con el contenido del artículo. Desde Ecologistas en Acción hemos de decir que nunca hemos manifestado ese «apoyo» a la actividad industrial en el Puerto de Alicante ni en la instalación de la planta de biodiésel ni en la instalación de los silos de almacenamiento y ensacado de cemento. Tampoco consideramos que la actividad industrial deba ser la propia de un puerto comercial, pues para ello existen los polígonos industriales que tienen más recursos y condiciones de idoneidad para alojar ese tipo de actividades.


Carlos Arribas Ugarte  Coordinador de la Federación de Ecologistas en Acción del País Valenciano   INFORMACIÓN 26-9-2007

Anuncios

La Autoridad Portuaria también es administración pública

27 \27e septiembre \27e 2007

 De sorprendente e incomprensible cabe calificar, siendo muy generosos, la actuación y comportamiento de la Autoridad Portuaria, con su presidente a la cabeza, apareciendo en rueda de prensa (21-9-07), para tratar de desvirtuar y en el fondo descalificar, las alegaciones que un grupo importante de ciudadanos interesados y afectados han presentado contra el proyecto de instalación de silos de cemento en el puerto de Alicante (15 silos que pueden alcanzar alturas hasta de 50 metros). La situación es la siguiente: la Autoridad Portuaria tiene concedida a una determinada empresa la explotación de las instalaciones que genere la ampliación del Puerto. Como quiera que en esa concesión inicial no estaría recogida la facultad de instalar un complejo industrial para almacenamiento y posterior distribución de cemento, la empresa concesionaria necesita, si quiere proceder a esta instalación, que se le modifique la concesión primera (en la que únicamente se contemplan actividades relacionadas con el tráfico), y a esos efectos solicita a la Autoridad Portuaria que se le conceda tal modificación. Instada dicha solicitud, se abre un plazo de alegaciones, y posteriormente se dicta la correspondiente resolución.


Parece claro, por tanto, que, al menos hasta que la Autoridad competente, en ese caso la Autoridad Portuaria, no dicte resolución, no debería saberse cuál es la posición de esta autoridad en relación con el procedimiento en estudio. Pues bien, contra toda lógica, en pleno trámite de alegaciones el presidente de la Autoridad Portuaria, es decir, el presidente de la autoridad competente para resolver, en lugar de mantener la posición neutral que su cargo y competencia le imponen, convoca una rueda de prensa, para por un lado tratar de desvirtuar el contenido de las alegaciones, y de deslegitimar a quienes las formulan, y por otro lado para defender de forma casi virulenta la instalación del complejo industrial, olvidándose de que los proyectos no son del puerto, sino de particulares que pretenden explotarlo, y, lo que es todavía más improcedente, olvidando que su posición de obligada neutralidad le impide obviamente prejuzgar o anticipar el sentido del fallo o de la resolución final.


Se olvida, al parecer, el presidente de la Autoridad Portuaria, de que representa a la Administración y que la Administración debe actuar a través de un procedimiento. En este sentido conviene resaltar que no existe procedimiento administrativo general o particular (salvo que normas reservadas e internas del Puerto lo contemplen) que incluya entre sus trámites la rueda de prensa para contestar, a la vez que descalificar, a quien reclama o alega. Ante el aluvión de alegaciones (aunque sólo fueran las 1.204 que se reconocen, que son muchas más, no parece fuera de lugar calificarlas de aluvión) el procedimiento obliga al órgano administrativo, en primer lugar, a estudiarlas, y en segundo lugar bien a incorporarlas y a asumirlas, modificando, en consecuencia, su proyecto o propósito inicial, o bien a rechazarlas de forma fundada, argumentando por escrito en cualquier caso su posición, y todo ello con el mayor de los respetos para quien ha formulado la reclamación o la alegación. La rueda de prensa, por tanto, del presidente de un órgano administrativo como modo de contestación a demandas de ciudadanos no sólo pone en duda la imparcialidad obligada de dicho órgano, sino que difícilmente tiene cabida en un Estado de Derecho. No debe olvidar la Autoridad Portuaria aquellos principios que recoge la Constitución Española en sus arts. 103 y 105, y que imponen u obligan a la administración pública a que sirva con objetividad los intereses generales y actúe con sometimiento pleno a la ley y al derecho, y conforme al procedimiento a través del cual deben producirse los actos administrativos.


Dicho lo anterior, resulta necesario, aunque sólo sea por sacar del correspondiente error a la Autoridad Portuaria, precisar los siguientes puntos:
1 – Parece que el presidente de la Autoridad Portuaria entiende o considera que «vivir junto a un Puerto implica asumir una serie de condicionantes». Si es cierto que este es su pensamiento habrá que concluir que, en efecto, como se apuntaba más arriba, la Administración en este caso olvida que lo es, es decir, que sirve a los intereses generales y que está sometida a la ley y al derecho.


Porque habrá que decirle al presidente de la Autoridad Portuaria que, al contrario de lo que él piensa, si es que piensa como se expresa, no son los ciudadanos los que tienen que resignarse a sufrir las consecuencias de vivir cerca de un puerto, sino que es el Puerto el que está condicionado en su funcionamiento y desarrollo a la existencia de personas en su entorno. No son las personas las que deben someterse al Puerto, sino que es el Puerto el que debe someterse a las personas. Si esto no se entiende así desde la Autoridad Portuaria está claro que las personas estamos en verdadero peligro. Por llevar el principio al caso concreto debe saber la Autoridad Portuaria que si quiere convertir la ampliación del Puerto en un polígono industrial, no puede pretender que los ciudadanos del entorno lo aceptemos como un «condicionante» del lugar en el que vivimos. En absoluto. Lo que la Autoridad Portuaria debe saber es que, además de que convertir el Puerto en un polígono industrial, significa desnaturalizarlo, y, por tanto, vulnerar la ley que impone unos usos específicos a estos espacios. La creación de un polígono industrial está sometida a unas normas muy estrictas cuando en el entorno se encuentran zonas residenciales. No es, por tanto, que los residentes de la zona hayan de someterse a los inconvenientes del polígono industrial, sino que la creación del polígono industrial deberá estar sometida a la existencia de zonas residenciales y a las normas que protegen a las personas que las habitan, entre otras, por ejemplo, a la norma de los 2.000 mts. de distancia.


2 – La alegaciones presentadas por los ciudadanos oponiéndose a que se modifique la concesión inicial para permitir la instalación de los megasilos, además de significar y representar el ejercicio legítimo del derecho de todo ciudadano para reclamar y alegar ante la Administración, están planteadas con un grado de prudencia y de lógica exquisitos. Modificar la concesión inicial, que se entiende que fue pública, ampliando ahora su contenido, puede ser interpretado perfectamente como una nueva concesión, ahora sin el requisito de la concurrencia pública, y ello, obviamente, es más que discutible. El agravamiento de la contaminación del aire en el entorno del Puerto, así como la contaminación acústica y el impacto paisajístico creando una barrera entre el Puerto y la ciudad, originados como consecuencia de la instalación de los megasilos, no parece discutible que tiene riesgos potenciales ciertos y que por tanto exigirían una evaluación de impacto ambiental previa, así como una evaluación sobre los potenciales peligros para la salud de las personas. Finalmente la exigencia de que se tenga en cuenta la distancia de los 2.000 mts. no debería parecer tampoco desproporcionada cuando estamos hablando de una actividad que sin dificultad cabrá incluir en uno o en varios de los capítulos que condicionan las distancias (actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas). Pues bien, estas cuestiones son básicamente las que se plantean en las alegaciones. Cualquier persona con un mínimo de objetividad tendrá que admitir y reconocer en ellas no sólo el ejercicio de un derecho legítimo, sino también el contenido de unas reivindicaciones prudentes y fundadas.


3 – La afirmación de que el carbón y el clinker no son mercancías peligrosas, además de ser gratuita, por cuanto que no se aporta ningún dato técnico que la avale, resulta obviamente más que discutible, y no es en absoluto difícil encontrar normativa y estudios que la desmienten. Pero la discusión en estos términos resultaría perfectamente estéril. Lo que los ciudadanos tienen derecho a esperar de la Administración (como venimos afirmando, la Autoridad Portuaria es Administración, aunque al parecer no lo tiene en cuenta en muchos casos) es que ésta exija a quien corresponda que se realicen los estudios adecuados, a fin de evaluar los impactos que para el medio ambiente y para la salud de las personas tienen las actividades que se llevan a cabo en el Puerto, y conforme a los resultados de estos estudios imponga y obligue a adoptar las medidas que procedan. Y por ejemplo cabría esperar de la Administración, en lugar de afirmaciones gratuitas sobre la inocuidad del cemento, que convenciera a los ciudadanos de forma objetiva y con datos indiscutibles de que se van a eliminar los procedimientos actuales de descarga de graneles, y las nubes de polución y de contaminación ambiental, que actualmente se producen. Por cierto, si en la mente de los responsables del Puerto existe alguna duda sobre la contaminación ambiental y el riesgo para la salud que se originan en los procedimientos de carga y descarga de graneles en el Puerto, solamente invitarles, no ya a que fijen su residencia, siquiera temporalmente, en la zona, solamente a que cambien sus despachos al entorno de los muelles afectados por estos trabajos.
4 – Finalmente parece obligado hacer mención a la acusación que, con carácter más habitual de lo que sería prudente, se vierte sobre las personas o instituciones que intentan ejercitar derechos y plantear reivindicaciones. Se está convirtiendo en norma de carácter general contraatacar desde la entidad frente a la que se reclama atribuyendo a los reclamantes un ánimo premeditado de bloquear el progreso, de destruir el empleo y de perjudicar a las empresas.

Desde la Autoridad Portuaria deberán mirar para otro lado si tienen la tentación de atribuir un ánimo o voluntad de perjudicar a las empresas que dependen del Puerto, o a los trabajadores que viven del mismo, a quienes defendemos un puerto que sea puerto y no un polígono industrial y en el que se respete al medio ambiente, a la ciudad y a las personas que vivimos en ella.

 

Bernardo Paredes Gómez es miembro de la Plataforma en Defensa del Puerto

EU denuncia que otra empresa quiere silos en el Puerto

27 \27e septiembre \27e 2007

El coordinador local de EU, José Antonio Fernández Cabello, manifestó ayer que tiene previsto presentar alegaciones contra la quinta empresa que ha presentado un proyecto de instalación en la ampliación portuaria, “Exportaciones Sabanci SAU”, conctretamente en el muelle 21.

El Mundo 26-9-2007

27 \27e septiembre \27e 2007

La Autoridad Portuaria de Alicante prevé almacenar en la zona de poniente unas 100.000 toneladas de cemento de cinco empresas repartidas en una veintena de silos “de gran altura”, según denunció el coordinador local de Esquerra Unida (EU), José Antonio Fernández.

Manifiesto por la Unidad

19 \19e septiembre \19e 2007

Manifiesto 19-09-2007 

El manifiesto firmado por todas las AAVV y colegios de la zona Sur de Alicante tiene como objetivo dar a conocer a la opinión pública la mentira montada entre el Ayuntamiento, Puerto, Consellería y presidente de la AVV “La Prosperidad” Antonio Moya, para dividir a los ciudadanos. LO QUE BUSCAN EN REALIDAD ES UN APOYO SOCIAL QUE YA NO TIENEN.

Con este manifiesto damos a conocer que ahora estamos más unidos que nunca, aunque la gente lo sabe, sólo hay que preguntar en la calle. Estamos más unidos, incluso con más AAVV de otras zonas que hubieran querido adherirse a la firma. Nosotros queríamos un manifiesto firmado sólo por las AAVV y colegios de la zona sur y es lo que hemos firmado (además firmado por TODOS).

El  texto será registrado en el Ayuntamiento y se enviarán copias por registro al Ministerio de Medio Ambiente, Consellería de Infraestructuras, Puerto de Alicante y Subdelegación del Gobierno de Alicante. Básicamente para que nadie pueda decir que no sabían nada.

 – VER MANIFIESTO –

Manuel Alcón Presidente Asociación Gran Vía Sur – Puerto “Avanza”

Más de 2000 alegaciones

19 \19e septiembre \19e 2007

Presentación de alegaciones

2.000 alegaciones contra la instalación de cuatro cementeras en el puerto alicantino.

Varias asociaciones y colectivos del sur de la ciudad de Alicante han presentado hoy ante la Autoridad Portuaria de la población más de 2.000 alegaciones contra el proyecto de construcción de un complejo industrial formado por cuatro empresas cementeras en el puerto. 

Las alegaciones han sido presentadas por la plataforma en Defensa del Puerto, las asociaciones de vecinos de San Gabriel, La Voz de la Florida, Granvía Sur-Puerto, El Templete de Benalúa, la plataforma del Ficus y la del Soterramiento de Renfe, así como por presidente de comunidades vecinos y particulares.  

El presidente de la plataforma en Defensa del Puerto, Manuel Pomar, explicó que las alegaciones tienen el denominador común de defender la salud de los vecinos de la zona sur de la ciudad, el medio ambiente y exigir que respete la normativa legal sobre altura de las naves y silos.  Los firmantes rechazan la ubicación de un complejo de cuatro empresas cementeras (Holcim , Cemex España, Cementos de Levante y Tecnifield) para importar, descargar desde buque, almacenar y distribuir cemento en los muelles 19 y 21 del puerto alicantino. 

Barrera entre la ciudad y el mar  

Consideran que el funcionamiento de estas instalaciones supondrá un agravamiento de la contaminación del aire que ya sufren los residentes cercanos al puerto, a consecuencia de la carga y descarga de graneles y la actividad de los astilleros. Las cementeras emitirán una gran cantidad de partículas en suspensión (polvo de cemento) pese a todas las medidas de filtración y desempolvado previstas, mientras que elevarán el paso de vehículos pesados por la zona.  Según los alegantes, no se ha realizado un estudio de calidad actual del aire del entorno portuario y de la incidencia conjunta del funcionamiento de las nuevas instalaciones. Además, argumentan que las construcciones proyectadas superan ampliamente los 12 metros de altura máxima permitidos en la zona de ampliación portuaria.  Los silos que se prevén oscilan entre 31 y 54 metros de alturas y las plantas de ensacado tendrán entre 20 y 26, lo que las convertirá en “una enorme barrera entre la ciudad y el mar”.  

“El impacto paisajístico conjunto de todas las instalaciones (al menos 15 silos y tres plantas de ensacado) sería brutal”, consideran los vecinos, quienes aseguran que ese impacto “no ha sido evaluado en la documentación de los proyectos”.  

Indican que la contaminación acústica derivada del funcionamiento conjunto de todas las instalaciones proyectadas tampoco ha sido evaluada, incluyendo el posible efecto pantalla a la dispersión del ruido que tendría la barrera de silos y plantas.  

Las instalaciones proyectadas, en las que se pretende desarrollar una actividad calificada como molesta y peligrosa, se sitúan a menos de mil metros de los barrios residenciales de San Gabriel, Gran Vía Sur, Babel y Benalúa Sur, lo que incumple la normativa legal que establece la distancia mínima en el doble, 2.000 metros. 

 Añaden que los proyectos han de someterse a un procedimiento de evaluación de impacto ambiental conjunto que evalúe la incidencia global sobre la calidad del aire, el medio acústico y el paisaje, además de tener en cuenta la cercanía con las viviendas y del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) marino de la isla de Tabarca.  Los escritos de alegaciones piden que se evalúe como emplazamiento alternativo el ámbito del Plan Especial de Reserva de Suelo “Plataforma Logística de Alicante”.  

Además de contra la ubicación de las cementeras, estos colectivos han expresado en numerosas ocasiones su rechazo a la construcción en la misma zona del puerto de una fábrica de biodiesel hasta tal punto que celebraron varias manifestaciones por el centro de la ciudad. 

Diario 20Minutos 19/09/2007

Ayúdanos a impedirlo.

16 \16e septiembre \16e 2007

Megasilos de Cemento

Como ciudadano particular y vecino afectado, puedes alegar contra la instalación de los Megasilos de Cenemento.

Te adjuntamos un formulario que puedes imprimir y cumplimentar fácilmente con las cinco alegaciones fundamentales. No implica ningún compromiso legal y es tu derecho como ciudadano de Alicante.

Modelo de Alegaciones.

Sólo tienes que cumplimentarlo con tus datos y enviarlo por correo certificado antes del 19 de Septiembre a la siguiente dirección:

AUTORIDAD PORTUARIA DE ALICANTE

MUELLE DE PONIENTE Nº 11

03001 ALICANTE

Nube de carbón y clinker espectacular

16 \16e septiembre \16e 2007

 Un nube de polvo del Puerto siembra la alarma entre los vecinos de Babel.

Un nube de polvo del Puerto siembra la alarma entre los vecinos de Babel. 

El incidente se produjo en el muelle 17 provocado por los trabajos para cargar el carbón y el clinker descargado en los últimos días. 

La formación de una nube de polvo que en algunos momentos llegó a ser espectacular y pudo verse a varios kilómetros de distancia provocó ayer la alarma entres los vecinos del barrio alicantino de Babel, el más próximo a la dársena de poniente donde se concentra toda la actividad industrial del Puerto y donde se trasladarán los silos de cemento que hoy ocupan el muelle 14 (cruceros turísticos. La nube se disipó en poco tiempo y no generó ningún tipo de peligro para la salud pública pero provocó las lógicas molestias entre los vecinos que ignoraban la naturaleza del origen. 

El motivo de la formación de la nube estuvo en los trabajos que desarrollaban en el muelle 17 (multiusos) del Puerto para cargar en camiones carbón y clinker – materia prima para la fabricación del cemento – que todas las semanas llegan al Puerto en barcos cargueros en un tráfico histórico en los muelles alicantinos. El problema reside en que el crecimiento urbanístico del sur de la ciudad de Alicante ha provocado que muchas viviendas e incluso hoteles se encuentren ya prácticamente en el límite de la dársena de poniente, por lo que todas las operaciones industriales que se desarrollan en esta zona afectan a los ciudadanos. El Plan del Puerto aprobado hace quince años fijó que todo el desarrollo industrial se concentraría en poniente, frente al barrio de Babel, dejando la dársena de poniente para la apertura del Puerto a la ciudad y el tráfico marítimo turístico y deportivo.  

La zona de poniente ha sufrido una espectacular transformación en los últimos cuatro años con las obras de ampliación – tres nuevos muelles – que van a permitir triplicar la capacidad de movimientos en el Puerto que cerró 2006 con 3,3 millones de toneladas. Los trabajos y planes de expansión han desatado una fuerte contestación ciudadana en los barrios afectados – Babel y San Gabriel – donde los residentes rechazan la magnitud de las obras. La polémica en torno a la futura planta de biodiésel – hoy paralizada temporalmente – no se ha cerrado y se anuncia una nueva con el traslado de los silos de cemento desde el muelle 14, donde está previsto prolongar el paseo marítimo.

 Diario INFORMACION (Sábado 15 de septiembre de 2007)