Una cuestión de dignidad.

Cartel de la próxima manifestación del 23 de febrero.

Nos engañan, nos ningunean y no conformes con ello tratan de acobardarnos. Es suficiente, ya basta. 

Los responsables de Biodiesel Alicante, S.L. aseguran tener todos los derechos para la realización de las obras de la planta, y además, invocan sin disimulo inversiones millonarias no sólo en el proyecto, sino también en abastecimiento de aceite, e incluso en la adjudicación de obras a una constructora. Reclaman a la vez el cumplimiento de acuerdos o compromisos previos de reconocimiento de derechos por parte de Autoridades y Organismos, particularmente por parte de
la Autoridad Portuaria. Toda haría pensar, por tanto, que, si bien esta empresa no cuenta con la licencia de obra, sí tiene desde tiempo, si no inmemorial, sí muy lejano, la adjudicación legal y formal por parte de los responsables del Puerto, como dueño del terreno que es, del uso, disfrute y explotación de la parcela o terrenos correspondientes, a la vez que la autorización
  para dedicarlos a una planta de producción de biodiésel. 

Pues bien, resulta que no es así. Formalmente al menos, y en lo que se refiere a los ciudadanos sólo tiene valor lo que se ha acordado y constituido formalmente, los pasos fundamentales que se han seguido desde que se decide ampliar el puerto hasta el momento presente han sido los siguientes:  

– En primer lugar
la Autoridad Portuaria decide o acuerda una ampliación del puerto. Según consta en la descripción del proyecto de “Ampliación del Puerto de Alicante”, sometido a examen para la correspondiente declaración de impacto ambiental (BOE, 21-2-2003), “las obras (de ampliación) vienen justificadas por la continua preocupación de
la Autoridad Portuaria de Alicante de mantenerse dentro de los primeros puertos españoles en servicio, calidad y modernidad. Las obras proyectadas consisten en síntesis en la construcción de dos muelles, dos duques de alba, un dique de abrigo, un contradique y una explanada …. Los usos previstos de la explanada son: mercancía general, graneles sólidos y pasajeros”. (Resultará interesante examinar si las obras que finalmente se han llevado a cabo son las referidas en el proyecto de referencia, dado que sólo así se podrá entender que cuentan con la preceptiva Declaración de Impacto Ambiental, pero de momento esta investigación la dejaremos para más adelante y para que, en su caso, la lleven a cabo los Organismos competentes).
 

– En segundo lugar
la Autoridad Portuaria acuerda o resuelve seguir un régimen de gestión indirecta para la explotación de esta ampliación del puerto, e inicialmente, por acuerdo del Consejo de Administración de fecha 19-5-03, otorga la concesión de esa explotación a
la UTE formada por OHL, S.A., Miller Alicante, S.L. y SATO, es decir, a
la UTE que va a ejecutar las obras de ampliación, si bien por nuevo acuerdo del Consejo de Administración de
la Autoridad Portuaria, en sesión de 26-2-04, se autoriza el cambio de titularidad a favor de la empresa Terminales Marítimas del Sureste, S.A. de la concesión anteriormente otorgada, subrogándose el nuevo titular en los derechos y obligaciones del anterior.
 

– Las obras de ampliación se inician y se desarrollan a velocidad de vértigo (los trabajos se realizan durante las 24 horas del día, los siete días de la semana), y cuando ya se encuentran en un grado de avance importante, se aprueba lo que se denomina “Modificación Puntual nº 3 del Plan Especial del Puerto”. Esta “Modificación Puntual nº 3″ se acuerda por Resolución del Conseller de Territorio y Vivienda, de 22-2-2006 (BOP, 24-4-06), y bajo este nombre tan raro se encierra la cobertura legal que amparará los usos y las condiciones de explotación de la ampliación del puerto. Interesa destacar que en principio se dispone la existencia de una terminal de pasajeros y otra de mercancías, y con respecto a la de mercancías se establece como uso principal la industria de almacenaje, y entre lo que denomina usos propuestos (habrá que entender que distintos del principal) el de producción industrial. (Habrá que examinar también si las obras que finalmente se han ejecutado coinciden con las proyectadas y presentadas ante los Organismos correspondientes para su aprobación, pero esto también será objeto de un análisis separado por quien corresponda). 

– Finalmente cabe destacar como momento importante, a los efectos que nos ocupan, el nuevo acuerdo del Consejo de Administración de
la Autoridad Portuaria adoptado en sesión de fecha 5-10-2006 (BOE, 11-11-06) por el que se aprueba “la modificación sustancial de la concesión administrativa otorgada a Terminales Marítimas del Sureste, S.A. …. con el objeto de instalar una planta de producción biodiésel en la terminal destinada a instalaciones especiales”. Es, por tanto, en este momento, Noviembre de 2006 (hasta que el acuerdo no se publica no tiene validez), cuando por primera vez se abre la posibilidad formal de destinar parte de la ampliación del puerto a una planta de fabricación de biodiésel.
 

Así pues, si hasta Noviembre de 2006 ni siquiera
la Autoridad Portuaria ha abierto formalmente la posibilidad de instalar una fábrica de biodiésel en el puerto, ¿de dónde nace ese convencimiento que la empresa demuestra en el sentido de que ya desde antiguo la instalación de la fábrica de biodiésel era una cosa hecha?. Si hasta Noviembre de 2006 no existía posibilidad formal alguna de comprometer o aceptar ningún proyecto relacionado con la instalación de una fábrica de biodiésel en el puerto, por la sencilla razón de que no se había abierto ni siquiera esta posibilidad ¿a qué compromisos, acuerdos o derechos adquiridos se está refiriendo la empresa?. Si resulta que ya desde el inicio la explotación de la ampliación del puerto se acuerda bajo el régimen de gestión indirecta, es decir, a través de una empresa interpuesta, en este momento Terminales Marítimas del Sureste, S.A., ¿no es a esta empresa a la que se le otorgan inicialmente las concesiones, para que ella, a su vez, negocie con terceros particulares?. Y si es así, ¿no es esta empresa concesionaria la que tendría a su vez que conceder en el régimen que resultara procedente el derecho a la construcción y posterior explotación de la fábrica de biodiésel?. Y finalmente, si es esta empresa la que tiene que negociar con Biodiesel Alicante, S.L. ¿no habrá que concluir que hasta después de 11-11-06 no habrá podido hacerlo?.
 

No parece lógico ni comprensible, al menos para mentes de pensamiento normal, que unas personas mínimamente responsables antes de saber que van a tener algún derecho de uso y explotación sobre un terreno, hagan inversiones millonarias para “por si acaso” algún día lo tienen. Pero si esto es así, y sin embargo de todo lo relatado y expuesto hasta aquí resulta patente que Biodiésel Alicante, S.L. hasta Noviembre de 2006 no ha podido tener ni siquiera conocimiento de que podría instalarse en el puerto, por esta mercantil o por cualquiera otra, una fábrica de biodiésel, ¿por qué no sólo ha llevado a cabo tantas y tan elevadas inversiones, sino sobre todo por qué reclama tan airadamente y con amenazas el cumplimiento de determinados compromisos o acuerdos previos?. 

Parece evidente que alguien nos está engañando y, lo que es peor, está insultando a nuestra inteligencia. No se nos oculta que si las Autoridades responsables del otorgamiento de las licencias acceden a ellas, al menos inicialmente, tendremos planta de biodiésel en el puerto (ya se verá después lo que dicen los Tribunales), pero que no nos vengan con derechos adquiridos, expectativas de derechos, actos reglados, invocación y recurso a informes técnicos, o al menos que no nos aleguen esto hasta que nos hayan aclarado, en primer lugar por qué la mercantil afectada se siente tan molesta y está dispuesta a reclamar tantos daños, en segundo lugar qué compromisos previos se tienen adquiridos con esta mercantil y por quién, en tercer lugar por qué las obras de ampliación del puerto se están ejecutando desde el principio con la horma de la fábrica de biodiésel, y finalmente con qué dinero se están financiando las referidas obras de ampliación. 

Que le conste a quien corresponda que nos seguiremos oponiendo a la instalación de la famosa planta en el puerto y lo haremos redoblando esfuerzos e intentando nuevas vías. Además de por todas las razones que se han venido esgrimiendo desde que comenzaron las movilizaciones, porque entendemos que ya se trata de una cuestión de dignidad. 

Bernardo Paredes miembro de
la Plataforma en Defensa de Puerto.
 

Diario INFORMACION 10 de febrero de 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: