La Volvo Ocean Race y la imagen de Alicante.

Simulación del alzado de la fábrica

El 19 de septiembre pasado tuvieron lugar los actos de la presentación de la Volvo Ocean Race. La Volvo, que tendrá su arranque en nuestra ciudad en su próxima edición en el 2008, es un acontecimiento parangonable, en el mundo de la náutica, a la América´s Cup.La Volvo Ocean Race es, no sólo la regata alrededor del mundo más antigua, sino, también, la más prestigiosa y dura manifestación del deporte náutico. Por ello es seguida por cientos de millones de personas en todo el mundo. Un escaparate único para la promoción de Alicante como ciudad, tal como resaltaron, en el acto oficial de la presentación, el presidente de la Generalitat, Sr. Camps, y el alcalde de la Ciudad, Sr. Díaz Alperi. Entre otros beneficios, se espera generar unos ingresos de 55 millones de euros. 

Paralelamente, la prensa local se hizo eco del proyecto de construcción, en el puerto, de una planta de combustión para la fabricación de biodiesel, con el beneplácito, al parecer, tanto de la Generalitat como del Ayuntamiento. 

Si este descabellado proyecto se lleva a cabo, ¿se han parado a pensar nuestros dirigentes en el daño que pueden significar para Alicante las imágenes de la regata saliendo de un puerto convertido en una enorme chimenea de humos por la planta de biodiesel que están a punto de autorizar en el nuevo muelle de poniente? Las trasmisiones por TV. Llevarán a todo el mundo la imagen de una ciudad contaminada, muy lejos de la turística y de servicios que nos conviene a todos. Los que crean que es una exageración, no tienen más que acercarse a ver la planta similar (aunque diez veces menor que la que se proyecta en Alicante) del valle de Escombreras. 

Con la Volvo Ocean Race podemos generar unos ingresos de 55 millones de euros. Con la planta de biodiesel, si se aprueba su instalación en el puerto, pérdidas mucho mayores en el sector turístico, a medio y largo plazo. Ni siquiera puede argumentarse la creación de empleo, que para este tipo de actividad es prácticamente nulo. Y eso sin contar con los graves perjuicios sobre la salud y ecológicos que sufriremos todos los alicantinos, especialmente los barrios de Benalúa, Babel, San Gabriel, etc. Baste decir que la planta quedará a menos de dos mil metros de Maisonave. 

Existen ubicaciones alternativas. El Ayuntamiento y
la Generalitat deben parar éste macroproyecto que perjudicará a trescientos veinte mil alicantinos para beneficio de tres empresas (dos madrileñas y SuBús). O así lo creo.
 

J.A. Santos. Ingeniero Industrial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: